martes, 25 de abril de 2017

Tres procesos penales contra dueña de local “El Mirador”

Tras el violento incidente ocurrido el pasado fin de semana en el local “El Mirador”, la Alcaldía de La Paz inicia tres acciones por la vía penal contra su propietaria, sobre quien pesan acusaciones de violencia física contra un oficial de Policía y la Guardia Municipal, retiro indebido de precintos e indebida retención al interior del recinto.

Ante reiteradas denuncias de vecinos por excesos en el consumo de bebidas alcohólicas, riñas y escándalos callejeros, la Intendencia Municipal clausuró de manera definitiva el local de eventos sociales denominado “El Mirador”, ubicado en la avenida Buenos Aires, propiedad de Rosa Alanoca, cuya dueña en franca contravención a la normativa municipal desprecintó el local.

De acuerdo con la intendente municipal, Paola Valdenassi, Alanoca quitó la restricción municipal para realizar un evento social sin previa autorización edil, lo que mereció una nueva acción municipal con el apoyo de la fuerza pública de la UTOP.

“Es ahí que durante la intervención hemos sufrido agresiones por parte de la propietaria (Rosa Alanoca), porque tras haber clausurado definitivamente el local correspondía la incautación de todos los bienes que servían para el funcionamiento del local porque la clausura fue definitiva”, explicó la autoridad edil.

De acuerdo con la cronología de los hechos referidas por Valdenassi, tras exacerbar el ambiente por acciones de Alanoca, efectivos del orden recurrieron a la detonación de gases lacrimógenos, momento en que el comandante de la Guardia Municipal, Nilo Torrico, recibió un golpe en la nuca con una piedra dejándolo inconsciente por varios minutos.

Ante la gravedad de los hechos, Alanoca guarda detención en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) con fines investigativos y prestar declaraciones. Entretanto, la comuna anunció la mañana de este lunes el inicio de acciones penales en su contra.

Video Hubo Saqueo por parte de la policia en Las Lomas?

lunes, 24 de abril de 2017

Grupos bolivianos cobran menos por estar al lado de los ‘famosos’



Los nuevos grupos bolivianos de cumbia y de otros géneros “cobran poco o nada” con tal de aparecer en el escenario junto a grandes estrellas de la música que llegan al país para participar del Gran Poder, incluso se contentan con aparecer en las invitaciones para estos eventos.

“Al artista nacional lo desvalorizan. A los que están en la cartelera (de la fiesta) les dicen que se van a promocionar, que se van a codear con Lucero o con cualquier otro gran artista y muchos de los colegas se prestan a ello por aparecer en la invitación y cobran una miseria o no cobran”, cuenta David Castro, cantante profesional boliviano de cumbia. Por el contrario, agrega, “en algunos casos hay precios sobredimensionados para artistas de afuera”.

Según un sondeo realizado por La Razón, los fraternos pagan entre $us 150.000 y 200.000 para traer a cantantes o grupos internacionales de renombre y entre $us 10.000 y 70.000 si se trata de artistas foráneos con menos peso. El armado de sonido, luces y más, en general, es un costo aparte, que puede superar los $us 15.000. Según Castro, los grupos nacionales de cumbia antiguos son reconocidos y pueden cobrar más de $us 2.900 por presentación.

Bernardo Morro, exintegrante del conjunto folklórico Paja Brava, coincide en que el pago a los artistas bolivianos en las fiestas organizadas en el marco del Gran Poder es menor, aunque la fiesta también es una buena oportunidad para trabajar .

“Tocamos para una fraternidad unas siete veces al año entre ensayos y fiestas pequeñas”, dice. Por la fiesta mayor cobran $us 800 y por las otras menos, aunque las actuaciones toman también menos tiempo. Entre los grupos folklóricos grandes están Los Kjarkas, cobran más de $us 2.900.

La Poopó cobra unos $us 12.200, indica a su vez el director de la banda orureña Abel Mamani. Ese monto “puede subir si se necesitan más músicos para cubrir el final del bloque”.

Permisos de trabajo

El artista extranjero que llega al país para realizar una presentación paga en la Dirección General de Migración Bs 219 para obtener su documento de permanencia de trabajo. El trámite dura unos tres días.

Gran Poder duplica el dinero que mueve ‘al ritmo’ de la morenada



La cantidad de dinero que mueve la grandiosa fiesta del Gran Poder casi se duplicó en los últimos cinco años con el aporte, principalmente, de las fraternidades de morenada, que invierten sumas millonarias para mostrar su poderío económico y social.

Datos de la Alcaldía paceña dan cuenta que el movimiento económico que genera la festividad del Señor Jesús del Gran Poder —que se prolonga por unos ocho meses— aumentó de $us 53 millones en 2012 a 95,32 millones en 2016.

Este monto llegó a ser incluso mayor el año pasado, de $us 101,3 millones, según el estudio Una lectura económica sobre la Fiesta del Gran Poder, de Germán Molina, docente y miembro la Academia Boliviana de Ciencias Económicas. Esta celebración “genera empleo directo e indirecto y contribuye al fisco y al turismo” en el país, destaca el economista.

El estudio edil de 2016 destaca que la celebración “genera un muy importante movimiento económico a lo largo del año contribuyendo a través de la demanda de bienes y servicios a varias actividades económicas (...), y representando también una oportunidad de innovación en negocios”.

La fiesta se inicia en noviembre con la misa al santo y concluye en junio con las actividades de agradecimiento. Este mes se iniciaron los ensayos generales previos a la entrada que se lleva a cabo en junio, que en 2016 contó con la participación de al menos 40.000 personas, 34.171 bailarines y 5.829 músicos en 67 fraternidades.

Espere…

El gasto de la fiesta del año pasado se distribuyó en bebidas (46%), orfebrería (25%), trajes y distintivos (24%), música (3%), fiestas (1,5%) y otros (0,5%).

El 93% del dinero transaccionado durante la fiesta ($us 88,7 millones) se concentró en las 21 fraternidades que bailan morenada, “lo que evidencia el gran movimiento económico que generan y el por qué es considerada la danza más representativa y característica de la festividad”, de acuerdo con la Alcaldía.

El estudio de Molina sostiene que los pasantes invierten entre $us 450.000 y 600.000 para hacer la fiesta inolvidable, mientras que los danzantes destinan para el mismo fin entre $us 1.500 y 2.500.

PASOS. Para que las fiestas, bautizos y demás actos sociales sean memorables se necesita la mayor parte del año bebida, músicos, bordadores, iglesias, imprentas, publicidad, pollereras, decoradores, joyeros, guardias de seguridad, zapateros, salones de eventos, cocineros, escenarios, camareros, modistas, técnicos, equipos de sonido y otros muchos servicios.

El economista afirma que cada año el movimiento económico se incrementa en 10%, por lo cual esta gestión llegaría a $us 111,43 millones, “un aumento promedio por la elevación de precios y el número de danzarines, de fiestas y artistas nacionales y extranjeros”.

La cifra colocaría al Gran Poder como la festividad que más dinero mueve en el país. La entrada del Carnaval de Oruro, por ejemplo, generó en 2016 un flujo mayor a los $us 35 millones, que tiene el potencial de multiplicarse por más de 10 en la próxima década si se aplicara un plan integral de desarrollo turístico regional, según un estudio de la Universidad Técnica de Oruro, que no toma en cuenta los recursos que se invierten en el Anata Andino, el Corso Infantil y el Carnaval de Comparsas de la zona Sur de la ciudad.

El antropólogo Édgar Arandia considera que este tipo de fiestas ha evolucionado rápidamente porque “las clases populares tienen más dinero del que han tenido nunca y porque su autoestima ha subido mucho con el Gobierno”.

Tanto gasto resulta totalmente necesario no solo para que los bailarines disfruten, sino también para que desde afuera se perciba de un solo vistazo la prosperidad del organizador y de toda una clase social. Los participantes, según Arandia, buscan mostrar a los miembros de su comunidad que ellos también pueden prosperar, que las nuevas generaciones no están obligadas a heredar la pobreza de sus antepasados y que juntos, como grupo, son capaces incluso de traer artistas del extranjero; y a los de afuera, a los que han sido opresores durante generaciones, que las cosas cambiaron.

Son comerciantes, arquitectos, profesionales o empleados públicos con mucha más capacidad ejecutiva y económica que sus predecesores y también con mayor compromiso, argumenta a su vez el gestor cultural Javier Escalier. El pasante, agrega, debe asegurar que el próximo Gran Poder van a representar el orgullo, la solidaridad y las capacidades de los —a veces más de 1.000— miembros de una fraternidad. El Gran Poder muestra que “la burguesía emergente o chola” está empoderada y “puede competir en igualdad de condiciones”, dice Arandia.

La fiesta mayor en 2016

Danzas

En la fiesta participan 67 fraternidades, 21 de ellas de morenada, 10 de caporales, 9 de kullawada y 27 de otras.

Entrada

Participaron 34.171 bailarines, el 51% fueron mujeres y el 49% hombres. El 69% del total bailó morenada.

Gastos

El mayor monto se destina a bebidas y cervezas (46%), le siguen orfebrería (25%), trajes y distintivos (24%), música y bandas (3%), fiestas (1,5%) y otros (0,5%).

Estudio

La proyección municipal del gasto de la festividad de 2016 toma como base el estudio realizado en 2012 y los cálculos para 2013 y 2014.

ACTOR Y OBSERVADOR

Con ‘fe, el Tata te devuelve el doble’

Raúl Muller. Preste mayor del Gran Poder 2017

“Soy preste mayor e integro la fraternidad Poderosa Morenada Illimani. Llegó la hora y no pensaba pero me han hecho recibir (la designación). Yo creo que la parte económica recién la veré, pero ahora depende de la organización. A veces también te acompaña mucha gente, yo tengo que atenderlos a ellos y la inversión sube. Ponemos buenos grupos para que se sientan felices y tengan un buen recuerdo del preste mayor. Hay que darse el gusto, hay que tener fe y el ‘Tata’ te devuelve el doble. El movimiento económico que se genera es para todos”.

Se tejen relaciones para el futuro

Édgar Arandia. Antropólogo

La fraternidad ofrece valiosas relaciones políticas, comerciales y sociales. En un festejo los asistentes se divierten, pero también cierran negocios, conciertan matrimonios, establecen redes… “funcionan el compadrazgo horizontal —de igual a igual— y el vertical, en el que conoces a jerarcas de la política o de los negocios que en algún momento te van a servir”. Así, en fiestas como las del Gran Poder, se ha formado el gran capital del mundo indígena, reconstruyendo su sistema económico ancestral y adaptándolo a la sociedad capitalista.